Anotación nº1: Pies

Caminamos… Caminamos sin rumbo fijo guiados por nuestros deseos, miedos o instintos más puros. Rumbos que, pese a la claridad con la que puedan mostrarse, nunca son tan seguros como aparentan. Ansiamos alcanzar lugares que ocupan nuestros pensamientos la mayor parte del tiempo, convirtiéndonos así en presas del anhelo mientras nos dejamos llevar de un lado a otro.

Paso a paso marcamos la senda, siendo cada huella un nuevo trazo plasmado en nuestro cuaderno de bitácora personal. Trazos gracias a los cuales somos capaces de recordar cómo los tallos de hierba húmeda acariciaban la planta de nuestros pies en floridos paisajes o, por el contrario, la intensidad con la que se clavaban los cristales rotos de aquel lugar umbrío, atravesándonos la piel con cada pisada… Añadiendo nuevas cicatrices; sabiendo que no serán las últimas…

Pero, pese a todo, seguimos caminando.

· · ·

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *