Banco Santander · SaRA

En lo que a este proyecto se refiere, no puedo dar una gran descripción. Y no porque desde Banco Santander o ISBAN hubiera una falta de comunicación, en absoluto. Más bien es debido a la confidencialidad que rodeó al mismo incluso una vez hubo finalizado.

La petición en sí fue bien sencilla: redefinir el imagotipo —lo que la gente de a pie llamaría logotipo de toda la vida— para Santander Rapid Automation, un nuevo desarrollo del Banco Santander del que no puedo comentar muchos más detalles. Pese a que ya contaban con la imagen de un pequeño androide, el requerimiento implicaba simplificarlo al máximo y darle un aire más moderno.

Tomando como referencia la simpleza de otros robots un tanto más famosos, como por ejemplo el de Android, y pensando en mantener el núcleo central del original como nexo de unión entre su antigua apariencia y la nueva, era momento de ponerse manos a la obra. Apostando por una estructura cuyas formas se mantuvieran distinguibles aun en pequeños tamaños así como dejando de lado las figuras con aristas para conseguir una silueta más amigable, SaRA finalmente tomó forma.

De igual modo ocurrió con la tipografía, buscando un corte más futurista en relación con la imagen a la que acompañaría. No obstante, y aunque en primera instancia la balanza se decantara por el estilo de fuente mostrado en la imagen superior, en su resultado final se mantuvo una más en consonancia con la corporativa del grupo.

Una labor sencilla, amena y cuyo resultado, pese a ese pequeño cambio, fue más que gratificante.

· · ·