By Men 4 Men

Al contrario de lo que ocurre con los tratamientos de cirugía estética femenina, y cuya normalización es prácticamente total en la actualidad, la existencia de procedimientos enfocados a la resolución de según qué problemas exclusivos de los hombres es completamente desconocida para la mayoría de ellos. Y no es tanto por la falta de información general, que también, sino debido al tabú reinante alrededor de dichos temas: si existe una vergüenza a la hora de «sincerarse» acerca de un padecimiento concreto, ¿cómo van siquiera a informarse sobre posibles soluciones?

Durante demasiado tiempo, algunas afecciones de los varones se han asociado directa y erróneamente con una falta de hombría y/o virilidad. Por un lado, y como he mencionado unas líneas más atrás, esa relación de conceptos puede dar lugar a una vergüenza desmedida, impidiendo solventar la situación o, incluso, provocar que se oculte, influyendo directamente en el bienestar de la persona en cuestión o en el de su entorno más cercano. Por otro, sentirse empujados hacia una posición de silencio directa o indirectamente e ignorar lo que ocurre, a la larga, termina agravando el asunto. De hecho, una gran parte de los casos, siempre y cuando éstos se aborden a tiempo, cuentan con soluciones relativamente rápidas y, en cierta manera, sencillas.

Con la idea de modificar esa percepción que, por desgracia, está bastante extendida, el Doctor Nazir Diuana se asoció con Vanesa Mingorance, y juntos idearon el proyecto «By Men 4 Men». Su premisa inicial era la discreción. Es más, para ambos era primordial de cara a los pacientes, dándoles un trato humano, buscando la solución más adecuada para cada uno y afrontar esos «inconvenientes puntuales» como lo que realmente son: padecimientos temporales cuyo remedio está al alcance. No obstante, el proyecto necesitaba partir de lo tangible. Así pues, y en su etapa más temprana, se dio vida a la marca, creando su imagen junto a un dossier digital informativo en el que incluir causas y tratamientos de cada afección concreta. Asimismo, por aquello de generar confianza a quienes se pusieran en sus manos, se preparó una versión digital del extenso currículum vitae del propio doctor.

Como podéis ver, gráficamente opté por la sencillez en un estilo muy directo, más aún al tener en cuenta el rango de edad y los perfiles de los posibles clientes a los que iría destinado. Sin complicaciones ni florituras, exponiendo los mensajes de forma clara y, dentro de lo que cabe, concisa.

· · ·