Vocento · Lector de Códigos

Otro de los experimentos a nivel de negocio llevados a cabo desde Vocento estaba completamente ligado con el mercado publicitario, buscando nuevas formas de transmitir los mensajes de los anuncios de una manera mucho más amigable, divertida y, a ser posible, menos intrusiva. Como posible solución, surgió la idea de elaborar un lector de QRs personalizado con múltiples opciones. El funcionamiento de la aplicación era bien simple: escanear un código concreto y elegir una de las diversas opciones ofrecidas por dicha app. Entre ellas estarían disponibles una galería multimedia o un visor de 360º con el que algunos anunciantes mostrarían su producto desde todos los ángulos y vistas posibles, siendo el consumidor quien determinaría dónde focalizar su atención.

El enfoque que elegí para esta aplicación fue un diseño completamente esqueumórfico. ¿Y en qué consiste exactamente? Resumiéndolo en un par de líneas: no es más que plasmar en un nuevo formato, como puede ser la pantalla de un iPhone, una serie elementos reales de la herramienta a la que se quiere imitar, en este caso una cámara, mediante el diseño, transmitiendo al usuario una sensación de «ya haberlo utilizado» y otorgándole así ciertas facilidades a la hora de entender cómo funciona. Respecto a la tarea en sí, todo pasó por mis manos: desde el diseño de la interfaz y experiencia de usuario así como el grafismo y esquema de color. Como podéis ver, nos encontramos ante una app cuya complicación radicó en plasmar y recrear elementos de la vida real de una manera armoniosa, sin recargar la pantalla, que fuera perfectamente usable y, siendo ésto un detalle relativamente importante, hacerlos plenamente reconocibles sin necesidad de que nadie venga a decirte: «¡Ey, es una cámara!».

· · ·