FOX · American Horror Story

Como comenté anteriormente, Breakout Kings no fue la única serie internacional de la cadena FOX para la que realizamos una serie de acciones. Más tarde, nos pusimos manos a la obra con American Horror Story.

Desde la propia cadena nos dieron la oportunidad de ver, en exclusiva, el primer episodio de su nueva serie de terror y así ir maquinando una campaña que tuviera cierta relación con lo que aparecía en pantalla. A decir verdad, tras visualizar ciertos momentos de la serie, como en el que uno de los protagonistas “firma” —y por firma me refiero a entintado blanco— encima de la mesa pensando en la sirvienta, estábamos seguros de que ideas, a cada cuál más extraña y loca, nos iban a venir… Aunque, visto lo visto, también teníamos la certeza de que se quedarían cortas. Eso sí: nuestras caras fueron un poema a lo largo del episodio.

No tardamos mucho en darle forma y hacer la respectiva presentación a FOX. Su respuesta fue, una vez más, breve pero concisa: “Estáis locos… ¡Pero aún así nos encanta! ¡Hacedlo!”

Cómo no, se incluirían terceros de por medio. Terceros que, por supuesto, iban a pasar un mal rato. Eso sí, sin malas intenciones. Pero para qué engañarnos… ¡nos encantan este tipo de acciones! Así pues, todo comenzó con la búsqueda de los elementos más importantes —y más abajo explicaré por qué— que teníamos en mente: un par de niñas gemelas, un actor que fuera capaz de dar mal rollo con tan sólo una mirada, una mujer de mediana edad y, sin duda lo más importante, una gran casa. Una vez reunido todo esto comenzó «El Juego».

El siguiente paso fue anunciar a bombo y platillo en distintas páginas webs de inmobiliarias el alquiler de una casa de lujo a un precio irrisorio. Lo que no se mencionaba era la sorpresa: estaba lleno de cámaras ocultas. Y diréis: “¿Por qué?”

Bien sencillo. Esta campaña incluía una historia bastante trágica: el dueño de la casa había perdido a sus dos hijas y se encontraba en un estado bastante depresivo. Las parejas acompañarían a la trabajadora de la inmobiliaria sin tardar mucho en darse cuenta de la persona tan peculiar que allí se encontraba. Los malos recuerdos que le daban las distintas estancias eran la razón por la que había decidido ponerlo en alquiler y desaparecer de ese lugar; la mejor manera era a un precio ridículo. Una vez allí, los interesados experimentarían un par de anécdotas que seguro jamás olvidan… Si queréis saber qué ocurrió, tan sólo tenéis que ir a la última pestaña del slider y pulsar sobre la imagen para ver la grabación. Además, este vídeo se utilizó en distintas cadenas de televisión a nivel nacional para anunciar la llegada de American Horror Story a nuestro país.

Una vez finalizadas todas las acciones, dio comienzo un concurso en Facebook por parte del canal en el que el gran premio sería el pago del alquiler de todo un año. Total nah. Sólo me queda decir que haber participado en todo esto fue, naturalmente, una gran experiencia.

· · ·